1. Puedo


Normalmente es una palabra muy positiva, pero cuando la usas junto al “no” le quitas poder a tu decisión. No es lo mismo decir “No puedo comer pastel” que “No como pastel”. No poder implica que algo o alguien no te lo permite, mientras que simplemente no hacerlo es decisión tuya (y se presta mucho menos a que los demás traten de convencerte de hacerlo).

2. Algunas


Esta es una de las palabras que debes incluir en tu vocabulario. ¿Cuántas veces usamos expresiones como “todo está mal” o “nada me sale”? No deberíamos usar otra de las palabras prohibidas, pero cuando decimos algo así “siempre” estamos exagerando. No todo sale mal en tu vida al mismo tiempo, algunas cosas (aunque sea que por fin lograste entrenar al perro para que se deje de hacer pipí en el sillón) te están saliendo bien. Usa la palabra “algunos” para describir tus problemas. No ser totalitaria te ayuda a sentirte menos perdida.

3. Nosotros


De acuerdo con un estudio realizado por la universidad de Berkeley las parejas que usan el pronombre “nosotros” en las peleas se sienten menos estresadas por el pleito que aquellas que usan más el “yo”.  Usar la palabra “nosotros” te hace sentir parte de un equipo, y te da más seguridad de que el pleito es pasajero lo que brinda estabilidad a la pareja.

4. Gracias


Es bueno ser agradecidas y el decir “gracias” generalmente tiene que ver más con modales que con tu estado de ánimo, pero en esta ocasión nos referimos a decir “gracias” cuando alguien te hace un cumplido. Piensa bien en cómo reaccionas cuando alguien te dice que te ves bonita o que le encantan tus zapatos. Si generalmente respondes con un comentario negativo de tu persona o tu ropa (o con la información completa del artículo como si lo vendieras) es que tienes dificultades para aceptar cumplidos. Simplemente di gracias, la persona que te lo dijo no espera nada más de ti.

5. No


Decir no es algo que aprendemos a los dos años y olvidamos con el tiempo, pero dar largas sólo te causa estrés y genera complicaciones para las otras personas. Cuando no puedes, no quieres o no tienes intenciones de hacer algo di no, no dejes abiertas las posibilidades con un “tal vez”. ¿Te invitaron a la fiesta de cumpleaños de un compañero de trabajo y no quieres ir? Di “no puedo pero muchas gracias, tengo otro compromiso ese día” incluso si el compromiso es con tu sillón. Darle a entender que es posible que asistas lo obliga a contemplarte, aunque él sepa en el fondo que no vas a ir, por si llegaras a cambiar de opinión. Mientras siempre seas respetuosa, decir que no es algo que debes aprender a hacer.

Entradas populares de este blog