Resúmen de este libro cuyo autor es Brian Tracy en el que nos enseña estrategias para tomar decisiones rápidas y mejorar la eficacia personal
Este resúmen nos hizo el favor de enviárnoslo Miguel Hernández García, Consultor en Sistemas de la Ciudad de México, motivado por la lectura del articulo: "Las responsabilidades primero, el disfrute despues" del boletin.

Aunque el libro propone atender siempre las actividades más importantes de cada proyecto primero y nuestro articulo era sobre atender nuestros pendientes por orden de importancia, aunque no nos gusten. Sin embargo el enfoque de atender siempre las prioridades es el mismo. La información del resúmen está muy compactada pero se comprende muy bien el importante mensaje que el autor del libro quiso darnos. Si te animas, es una lectura recomendada, la Editorial es Empresa Activa. ¡Gracias Miguel por compartir tus conocimientos!

"Este es el resumen de un libro de Brian Tracy donde hace un llamado a detener la postergación, enfocarse siempre en lo más importante y hacer más cosas en menos tiempo, esto es, ser más efectivos. Cada idea tiene una reflexión detrás, así que solo mencionaré las ideas principales para que el resto lo aportemos cada quien, espero sus comentarios.

Revisa qué es lo que hace la gente exitosa, y haz lo mismo hasta obtener los mismos resultados. La capacidad de enfocarse en la tarea más importante, para hacerla bien y terminarla completamente, es la llave de grandes éxitos, logros, respeto y felicidad en la vida.

La clave del éxito es la acción.
Debes establecer prioridades claras y llevar a cabo las tareas importantes tan rápido como sea posible hasta completarlas, esto genera entusiasmo, autoestima, energía, y todo ello incrementa en la medida en que la tarea es más importante. Las endorfinas son el resultado de completar las tareas.

Es necesario desarrollar la disciplina de empezar siempre por la tarea más grande, más difícil y más importante, y persistir hasta que esté completa, antes de comenzar con algo más, esto nos ayuda a desarrollar el hábito del enfoque y la concentración. Piensa continuamente en los beneficios y premios que tendrás al completar cada tarea. Visualizar los objetivos ya cumplidos te dará la concentración que necesitas para llevarlos a cabo.

Siete pasos para evitar la postergación e incrementar la eficiencia:
 
  1. Decidir exactamente lo que se quiere. Escribir las metas, definiéndolas claramente. Las metas deben estar escritas en tiempo presente, en positivo y en primera persona.

  2. Escribirlo (pensar sobre el papel).

  3. Establecer una fecha límite para cada meta.

  4. Hacer una lista de lo que se piense que hay que hacer para lograr la meta

  5. Organizar la lista en un plan, estableciendo prioridades y secuencia de eventos.

  6. Tomar acción de inmediato.

  7. Tener la firme determinación de hacer algo diario que te acerque a la meta principal. Cada mañana toma acción sobre la tarea más importante y cuida de actuar diariamente sobre tus metas. Una vez que ha comenzado la acción, es necesario continuar moviéndose.
 
Planear es traer el futuro al presente, y hacer algo al respecto desde ahora. Entre mejor sea el plan, más fácil será empezar y seguir en movimiento. Cada minuto invertido en planear ahorra hasta diez minutos en ejecución. Un método es la fórmula P: “Proper Prior Planning Prevents Poor Performance” (Una planeación previa apropiada previene una ejecución pobre).

En la noche, escribe una lista de todo lo que hay que hacer para realizar tu proyecto antes de empezar, para que la mente subconsciente trabaje en la lista durante la noche mientras descansas. Al despertar vendrán las grandes ideas.

También es recomendable generar las siguientes listas:
 
1. Lista Maestra: Todo lo que se piense que se quiere hacer en algún punto del futuro. Esto es una lista de todos los proyectos

2. Lista Mensual: Acciones del mes actual y del mes siguiente

3. Lista Semanal: De lo que planeas llevar a cabo en la semana

4. Lista Diaria: Debe contener acciones específicas para cada día, tan detallada como sea posible
 
En la lista maestra de proyectos se describe cada una de las metas mayores, proyectos o tareas, ordenadas por prioridad y secuencia. La lista de Acciones debe comprender cada paso desde el inicio hasta el final del proyecto, y llevarlas a cabo siempre visualizando la meta.

Cada persona exitosa ha triunfado en la medida en que enfoca sus poderes a un canal en particular. Pensar a largo plazo mejora la toma de decisiones del corto plazo. Las intenciones sobre el futuro influencian y en ocasiones determinan las acciones del presente. El tiempo pasa de todos modos. La única cuestión es cómo usarlo y hacia adónde te diriges. Enfocarte en actividades que tienen el mayor y más positivo impacto en tu vida, presente y futura debe ser tu objetivo.

La primera ley del éxito es la concentración, para poner todas las energías en un punto e ir directamente a él, sin mirar a la derecha ni a la izquierda. Insiste siempre en priorizar tus actividades y cada día comienza por la número uno.<

En cada proyecto el enfoque debe estar en las áreas de resultados clave, o sea, las tareas más importantes a realizarse y para ello hay que:
 
  1. Identificar las áreas de resultados clave en el proyecto

  2. Hacer una lista de las responsabilidades que deben llevarse a cabo

  3. Alinear esta lista con la gente en niveles superiores, colaterales e inferiores

  4. Generar una escala de esas áreas clave

  5. Hacer un plan para el desarrollo de habilidades críticas
 
Nunca hay que dejar de prepararnos. Es importante actualizar continuamente las habilidades en las áreas de resultados clave. Es de vital importancia identificar las actividades de mayor valor, si te concentras en todo momento en ellas, esto hará una diferencia notable en el logro de tus metas.

Cuando se sabe que se puede hacer un buen trabajo, es más fácil tomar acción y tener el trabajo listo más rápido y mejor, bajo cualquier circunstancia. Identifica el factor que determina la velocidad máxima del desarrollo de alguna actividad, concentrándote en el punto más crítico. Identifica las habilidades clave que apoyen el desempaño de lo que se tiene que hacer y traza un plan de mejora continua para las mismas. Evita que la carencia de habilidades detenga el avance hacia tus metas. El aprendizaje continuo es el requerimiento mínimo para el éxito en cualquier campo. Haz una lista de prioridades para mejorar estas habilidades y enfócate en una acción a la vez. Un paso a la vez completa las grandes tareas.

Mejorar los talentos especiales
Necesitas identificar las habilidades que tienes para resolver problemas específicos más rápido y mejor que otros, igualmente debes hacerlo para las restricciones principales, qué habilidades te faltan. Esto requiere examinarse profundamente y buscar el factor o la habilidad limitante, para desarrollarla.

La gente que puede trabajar sin supervisión es un líder. Imagina que tienes solo un día para completar la mejor tarea y maximiza tus poderes personales:
 
- Identifica los horarios en que eres más productivo y disciplínate para
dedicar esas horas a las tareas más importantes.

- “Un cambio es tan bueno como un descanso”. No te sigas trabajando de corrido sin descanso porque dejas de ser productivo y disminuye la creatividad. Cambia de actividad o tómate un pequeño receso.

- Comer sanamente, hacer ejercicio diariamente y descansar lo suficiente, son factores claves para un nivel óptimo de energía. Altos niveles de energía significan altos niveles de productividad, mayor felicidad y un mayor éxito.

- Motívate a ti mismo. El 95% de las emociones están determinadas por la manera en la que cada quien habla consigo mismo y de si mismo cada minuto. El optimismo es la cualidad más importante para el éxito y la felicidad. Buscar lo bueno, buscar las lecciones valiosas y buscar la solución de cada problema.

- Pensar y hablar continuamente acerca de las metas. Porque te conviertes en lo que piensas.

- Acepta la responsabilidad de ti mismo y de todo lo que te sucede. Mantente enfocado hacia delante en las cosas que puedes hacer.

- Practica la postergación creativa. Elegir postergar las tareas más pequeñas y con menos beneficio para ir por las más grandes.

- Establecer prioridades, diciendo “No” a todo aquello que no tenga alto valor para el uso del tiempo y de la vida.

- Revisa las actividades diarias y decide cuáles son las más importantes para mejorar tu vida. Para cada actividad responde a esta pregunta “¿Qué pasa si no lo hago ahora mismo? Sabiendo lo que sé, ¿volvería por ello hoy?”
 
Haz primero la tarea más difícil
Haz una lista de todo lo que tienes que hacer. Revisa esa lista con el método ABC, estableciendo prioridades. Ensambla todo lo que se necesita para empezar y terminar, y diagrámalo. Despeja completamente el espacio de trabajo, dejando solo la tarea más importante para resolverla la primera. Trabaja en esa tarea, sin interrupciones, según lo que hayas planeado, antes de hacer otra cosa. Al hacer esto mismo durante veintiún días se convertirá en hábito y con él literalmente se duplicará tu productividad en menos de un mes. Esta disciplina pone el futuro en tus manos…”Sólo por hoy”.

Llegar al estado mental de “flujo”
Se debe ­empezar en dónde estés y trabajar con todas las herramientas que tengas al alcance, en el camino aparecerán mejores herramientas. Cuando se trabaja en tareas de alto valor y nivel, de forma continua, se puede entrar en un sorprendente estado mental llamado “flujo”. En este estado de Flujo, estarás en el punto más alto de desempeño y productividad. Cada cosa que hagas parecerá fortalecida y precisa, se generará un estado de felicidad y energía plena y se experimentará un alto sentido de clama y efectividad personal.

Principio de Momentum
Cuando alguien se convierte en una persona orientada a la acción, se  activa el “Principio del Momentum” del éxito. Este principio dice que se requiere de una enorme cantidad de energía para romper la inercia y dar el paso inicial, y después toma mucho menos energía mantener el movimiento. Entre más rápido te mueves, más energía tienes.

Maneja individualmente cada tarea
La capacidad de seleccionar la tarea más importante, empezarla y concentrarse en ella de forma individual hasta que es completada, es la llave para altos niveles de desempeño y productividad personal. Auto-disciplina, auto-educación y auto-control son los ladrillos básicos para la construcción del carácter y el alto desempeño. Una vez que empiezas, rechaza detenerte hasta que la tarea esté cien por ciento completa".
Miguel Hernández García
México, D. F.

Entradas populares de este blog