[TUTORIAL] Optimiza el rendimiento de tu SSD en Windows 10

Escrito por Rodrigo Alonso
discos duros
  
20 
A día de hoy ya casi todos los usuarios tienen un dispositivo de estado sólido (SSD) en su sistema, pero la única similitud de éstos con un disco duro “tradicional” es que sirven para almacenar archivos. En éste tutorial os vamos a enseñar cómo configurar tu SSD bajo el sistema operativo Windows 10 de manera que puedas ya no solo optimizar su rendimiento, sino también ampliar el tiempo de vida útil del dispositivo.
En ésta web os hemos hablado largo y tendido sobre cómo funcionan y de qué modo procesan la información los SSDs, así que no vamos a incidir en el tema. Si te interesa conocer a fondo las diferencias entre los diferentes chips de SSD, cómo una actualización de firmware puede alterar de manera notable el rendimiento cambiando la manera en la que se distribuye la información entre sus celdas o las diferentes controladoras de SSD, te recomendamos echar un vistazo a nuestro antiguo Tutorial sobre cómo optimizar el rendimiento de los SSD en Windows 7. De hecho, el tutorial que os planteamos en el día de hoy es una actualización del anterior para adaptarlo a Windows 10.
IMPORTANTE: Antes de empezar a entrar en materia hemos de advertiros de que en ningún caso HardZone ni el autor de éste artículo podrán ni se harán responsables de cualquier daño causado en vuestro sistema por la utilización de éste método. Por lo tanto, usad las herramientas aquí descritas exclusivamente bajo vuestra única responsabilidad.

CONSIDERACIONES PREVIAS

  • Antes de hacer nada, es recomendable tener instalada la última versión del firmwaredel fabricante de tu SSD, pues como hemos explicado hace un momento una simple actualización puede cambiar radicalmente el rendimiento del SSD, y además maximiza su compatibilidad.
  • Además de eso, también es importante que en la BIOS tengamos el SSD configurado(asumiendo que está conectado a un puerto SATA de la placa base) en modo AHCI, pues si lo tuviéramos configurado en modo IDE estaríamos perdiendo una enorme parte de rendimiento.
  • Por último, a la hora de dar formato al SSD para poder comenzar a instalar cosas en él (incluyendo el sistema operativo, por lo que éste ha de ser uno de los primeros pasos) hay que tener en cuenta el alineamiento de sus sectores. Al contrario que los discos duros mecánicos, cuyo alineamiento suele estar en 512 bytes por sector, los SSDs funcionan mejor con un alineamiento de 4 KB por sector.

CONFIGURACIÓN DEL SSD EN WINDOWS 10

Asumimos que ya tenemos el último firmware instalado, el SSD conectado a un puerto SATA configurado en modo AHCI, la alineación de sectores configurada correctamente y el sistema operativo Windows 10 recién instalado. A partir de aquí, realizaremos las siguientes modificaciones en la configuración para optimizar el rendimiento del SSD bajo Windows 10.

Desactivar la hibernación

Como sabéis, los SSDs tienen un número limitado de ciclos de escritura. Por ello, es recomendable deshabilitar la hibernación si no la vais a utilizar puesto que Windows escribe la información albergada en la RAM en el SSD cada vez que el sistema entra en éste estado.
Para hacerlo, vamos al Panel de Control y desde ahí seleccionamos “Opciones de energía”.
Opciones de energía
En la pantalla que aparece, dentro del plan de energía que queráis utilizar hay que darle a “Cambiar la configuración del plan”.
Plan de energía
En la siguiente pantalla, seleccionamos “Cambiar la configuración avanzada de energía”.
Cambiar plan
Para terminar, buscamos la opción Suspender, la desplegamos y desactivamos la hibernación tal y como se muestra en la imagen. Acto seguido, aceptamos todas las pantallas y estará hecho.
Hibernar

Desactivar Superfetch

Ésta característica la introdujo Microsoft en Windows 7, y su misión es la de precargar los programas que más se utilizan en memoria para acelerar su ejecución. Esto viene muy bien para un disco duro mecánico, pero en un SSD de alto rendimiento es totalmente innecesario, por lo que si lo desactivamos no solo liberaremos espacio en la memoria RAM del equipo, sino que también aumentaremos la vida útil del SSD pues no se estará escribiendo información de manera constante en éste.
Para desactivarlo debemos entrar en los servicios de sistema (ojo, hay que hacerlo como administrador) y la forma más directa de hacerlo es pulsando sobre el icono de Windows y escribiendo directamente “servicios” (también podríamos pulsar la tecla de Windows del teclado + R y en la ventana que aparece escribir “services.msc”).
Servicios
En la pantalla que aparece con la lista de servicios de Windows buscamos “Superfetch”. Como veis, aparece funcionando por defecto.
Superfetch
Para desactivarlo, hacemos doble clic sobre su nombre y en la ventana que aparece lo detenemos y deshabilitamos tal y como se muestra en la imagen siguiente.
Superfetch propiedades

Deshabilitar la caché de escritura

De nuevo estamos ante una característica que Microsoft introdujo en Windows 7 y que su utilidad con SSDs es relativa. El incremento de rendimiento que proporciona es muy bajo en un SSD, pero por el contrario reduce considerablemente el tiempo de vida del dispositivo pues está constantemente escribiendo datos.
Para desactivarlo, vamos al equipo, hacemos botón derecho sobre nuestra unidad SSD y le damos a propiedades.
Disco
En la ventana que aparece, seleccionamos la pestaña Hardware y pulsamos sobre el botón propiedades de la zona inferior.
Hardware
Se abre una nueva ventana, en la que debemos pulsar sobre el botón “Cambiar la configuración”.
Config
Se cierra la ventana actual y aparece una nueva. En ésta debemos seleccionar la pestaña Directivas y ahí desmarcar la opción “Habilitar caché de escritura en el dispositivo”. Aceptamos todas las ventanas y reiniciamos el equipo para que el cambio surta efecto.
Cache

Desactivar el indexado de la unidad

Indexar la unidad consiste en crear una especie de índice para que Windows sepa en todo momento en qué parte del disco está guardado cada archivo. Con un disco mecánico es muy útil ya que permite que la cabeza lectora vaya directamente al sector donde están los datos que buscamos, pero en un SSD no tiene sentido y genera operaciones de lectura y escritura constantes que penalizan el rendimiento y reducen la vida del dispositivo, por lo que es recomendable deshabilitar esta característica.
Para hacerlo, igual que en el paso anterior iremos a las propiedades de nuestra unidad SSD, y en la primera pestaña que aparece desmarcamos la opción “Permitir que los archivos de esta unidad tengan el contenido indizado además de las propiedades de archivo”, tal y como se puede ver en la imagen siguiente.
Indizado
Nos aparecerá una ventana de confirmación, en la que deberemos seleccionar que aplique los cambios a toda la unidad incluyendo subcarpetas y pulsar en aceptar.
Confirmar
Comenzará un proceso automático de cambio de propiedades que tarda un buen rato, dependiendo de la velocidad del SSD y de la cantidad de archivos que tengamos en éste (por eso es recomendable hacer esto con Windows recién instalado).

Desactivar el desfragmentador de disco

El desfragmentador de disco vuelve a ser una utilidad que tiene una gran utilidad en discos duros mecánicos, pues “junta” la información de los archivos en sectores aledaños del disco, haciendo que su acceso sea mucho más rápido pues evita que el cabezal se mueva mucho. Ahora bien, en un SSD no solo no tiene sentido sino que además es perjudicial, dado que realiza una gran cantidad de ciclos de escritura en el mismo. Por ello, y dado que en Windows 10 viene habilitado de serie, es recomendable desactivarlo.
Para hacerlo, volvemos a acceder a las propiedades de nuestra unidad SSD, y en la pestaña Herramientas seleccionamos el botón “Optimizar”.
Desfragmentador
Se abrirá una nueva ventana en la que podremos ver la agenda de optimización del disco a través del desfragmentador. Para desactivarlo, seleccionamos nuestro disco SSD entre las unidades disponibles y pulsamos sobre el botón de “Cambiar configuración”.
Optimizar
En la ventana que se abre, desmarcamos la opción “Ejecución programada” y pulsamos sobre Aceptar en todas las ventanas. Con esto el desfragmentador de disco habrá quedado desactivado para nuestro SSD.
Desactivar
Con estos pasos tan sencillos habremos configurado correctamente nuestra unidad de estado sólido y conseguiremos que su vida útil sea más prolongada. Esperamos que os haya sido de ayuda.
Nota: Éste tutorial y todo su contenido pertenecen a HardZone.es. Está prohibido copiar o citar su contenido total o parcial sin mencionar la fuente original (este artículo).
http://hardzone.es/2016/01/24/tutorial-optimiza-rendimiento-ssd-windows-10/

Entradas populares de este blog